My Cart

Close

Nike Air Max Zero

Posted on

¿Qué es el cero? Matemáticamente no significa nada, simplemente es un número creado para representar la ausencia de algo. Pero para Nike, el cero tiene un significado especial. Representa el principio, la idea inicial, el golpe de genio a partir del que se forjaron grandes proyectos.

En este sentido el cero es coherente con el nombre Nike Air Max Zero, una idea que ya se plasmó en papel hace 29 años y que comprendía casi tres décadas de innovación. No fueron las primeras Nike Air Max, pero sin ellas no existirían las Nike Air Max 1.

Nike Air Max Zero fue el primer paso, el que vino antes de llegar a la Nike Air Max 1.

“No se realizaron informes ni investigaciones, fue como una revelación”, reflexiona Tinker Hatfield, el legendario diseñador de Nike, acerca de sus primeros bocetos de cámaras de aire visibles. “Pensé, ‘¿Por qué no podemos diseñar unas nuevas zapatillas de running que sean atractivas y que además muestren a los usuarios lo que es realmente Nike Air?’”

Por aquel entonces, la tecnología Nike Air ya era muy popular entre los entusiastas del running. Pero Hatfield sabía que con aquello no bastaba. La sensación de tener aire bajo los pies debía mejorarse. 

“Las unidades Air-Sole que fabricábamos en aquella época eran cada vez más grandes, y yo pensaba que a los usuarios les gustaría poder verlas y comprender cómo funcionaban”, explica Hatfield.

Nike tenía la tecnología y ahora necesitaba formar el conjunto perfecto para poder seducir a todo el mundo. Así fue como Hatfield se puso manos a la obra para conseguirlo.

Lo que sucedió después ya es historia. Es bien sabido que Hatfield viajó a París, visitó el Centro Pompidou y quedó impresionado por el peculiar diseño del edificio. A su regreso a Oregón, plasmó el concepto de cámara de aire visible en unas zapatillas de running revolucionarias.

Esta es la historia más conocida, pero sólo es cierta en parte. Las Nike Air Max 1 no se diseñaron de un tirón, sino que fueron el resultado de varias operaciones de diseño, y una de las primeras fue el concepto de las Air Max Zero. Hatfield centró toda su atención en crear unas zapatillas que tuvieran grandes prestaciones y fueran excepcionalmente cómodas, y sin saberlo estaba creando unos diseños que no darían sus frutos hasta muchos años después.

“Pensé que debía reducir el tamaño de la entresuela, levantándola en los puntos donde se necesitaba más apoyo y bajándola donde no era tan necesario”, recuerda Hatfield.
El empeine se diseñó sin puntera para que fuera más cómodo y adaptable, un concepto ya utilizado en las Nike Sock Racer de 1985. El boceto también incluía una correa externa en el talón y no presentaba contrafuerte, un concepto de diseño que no vería la luz hasta el lanzamiento de las Nike Air Huarache en 1991.

“La idea del diseño era anterior a las Huarache, algo similar a la correa de las sandalias que queda encima del talón”, recuerda Hatfield.

En pocas palabras, Hatfield había diseñado unas zapatillas tan avanzadas que no podían fabricarse.

“En muchos aspectos se adelantaron a su época”, explica Hatfield. “No sólo en lo relativo a su aspecto, sino también al proceso de fabricación. La tecnología y los materiales con que contábamos por aquel entonces no eran lo bastante avanzados como para plasmar la idea original”.

Cuando chocó con la realidad, Hatfield se vio obligado a reinterpretar su diseño y ello llevó a la creación de las Nike Air Max 1, que supusieron una revolución en el mundo de las zapatillas de running. Poco después la cámara de aire visible pasó del running al baloncesto, y con el tiempo las Nike Air Max olvidarían sus orígenes deportivos y se convertirían en un artículo de uso cotidiano en todo el mundo.

Las Air Max Zero quedaron olvidadas, como si fueran una simple nota al margen del fenómeno Air Max. Pero casi por casualidad, mientras buscaban ideas para la celebración del segundo Air Max Day, el equipo de diseño de Nike Sportswear encontró un interesante dibujo durante una visita al Departamento de Archivo de Nike: un boceto que había permanecido olvidado durante 29 años.

“Se había organizado una exposición retrospectiva de las Air Max, con los primeros prototipos y muestras que nunca habían visto la luz”, comenta Graeme McMillan, el diseñador de Nike encargado de dar vida a las Air Max Zero. “Era como una excavación arqueológica, en el sentido de que se mostraban objetos que normalmente no se pueden ver a no ser que trabajes allí”.

Cuando los miembros del equipo descubrieron el origen del boceto, supieron que tenían que hacer algo.

“El boceto era un proyecto que nunca llegó a materializarse”, explica McMillan. “Pensamos que sería genial poder compartirlo y que todo el mundo conociera cuál había sido la evolución de estos modelos”.

Irónicamente, la primera impresión que tuvo McMillan cuando vio el boceto de Hatfield fue el concepto exacto que representaba dicho boceto.

“Pensé que parecía una versión más contemporánea de las Air Max 1”, explica McMillan.

Inmediatamente se fijó en los detalles de la funda interna y la puntera poco convencional, ya vistos en las Huarache y las Sock Racer. Pronto empezó a notar la presión sobre sus hombros. Ahora dependía de él reinterpretar y dar vida al antiguo boceto de Hatfield.

“Nuestra responsabilidad era hacer justicia al diseño original, de modo que fuimos fieles a él pero también incorporamos algunos elementos innovadores en el proceso de fabricación de las zapatillas, algo que no hubiera sido posible cuando se lanzaron las Air Max 1 en 1987”, explica McMillan.

Para empezar, Hatfield facilitó toda la información a McMillan, haciendo especial hincapié en que la intención de su primer diseño era lograr la máxima comodidad.

Para darle un toque moderno al primer boceto y conseguir el objetivo de Hatfield, McMillan apostó por añadirle las últimas innovaciones de Nike. Entre ellas se incluían tecnologías como la nueva suela Air Max 1 Ultra utilizada en las Air Max 1 Ultra Moire, fabricada en Phylon vaciado, los empeines rediseñados que reducen el volumen sin renunciar al apoyo y la malla de hilo gracias a la cual se consiguió crear una puntera poco convencional sin que ello afectara a la transpirabilidad. Y así se consiguió materializar el concepto original de Hatfield. El que viene antes del 1.

“Me encanta”, comenta Hatfield. “Se han utilizado materiales y métodos de fabricación modernos, como tiene que ser. Los tiempos han cambiado. Si me hubieran entregado el proyecto a mí, yo también habría elegido unos materiales nuevos y muy similares a los que ha utilizado el equipo”.

Las Nike Air Max Zero estarán disponibles en tiendas Nike Sportswear seleccionadas y en nike.com/sportswear el 26 de Marzo, Air Max Day.

image

image

image

image

Hello You!

Enter your email address for stock alerts, discounts, promotions and more!

SEARCH THIS STORE